domingo, 7 de junio de 2015

The americans (Serie)

Durante la administración de Ronald Reagan la guerra fría se recrudece y el proyecto militar americano, llamado “la guerra de las galaxias”, para crear un escudo anti misiles, reactiva las actividades de los espías de la KGB soviética en tierra estadounidense.
La serie trata de la vida de los “ilegales”, una pareja de espías rusos que han sido entrenados para introducirse en la sociedad americana y pasar desapercibidos al formar un típico matrimonio americano con dos hijos menores. Los niños desconocen las actividades de sus padres que mantienen una tapadera profesional como propietarios de una agencia de viajes. Son el mayor objetivo de la brigada antiespionaje del FBI, pero son escurridizos y muy difíciles de localizar.
Sus actividades se basan en el engaño, la variedad de personalidades que asumen para evitar ser descubiertos, las mentiras e incluso su propia prostitución por el amor a unos ideales grabados a sangre y fuego en sus mentes y en sus corazones. A veces, el ritmo de vida americano les tienta, pero siempre se tienen el uno al otro para volver a retomar el camino y el trabajo que les ha sido confiado, aunque las dudas aumentan a medida que ven crecer a sus hijos, sobre todo en el hombre, ya que la esposa en mucho más radical en sus convicciones políticas.
Escrita por un ex agente de la FBI, The Americans es una serie que también describe con mucho realismo los entresijos de la Agencia Estatal Americana que vela por la seguridad de sus ciudadanos, los movimientos en la embajada rusa, las decisiones políticas que pueden alterar el devenir de la historia, etc.
Está inconclusa, pues la cuarta temporada todavía no ha llegado a España, pero las tres primeras bastan para apreciar su calidad.
Buenos actores, y muy buena caracterización de las tipologías soviéticas. Molestan a veces los diálogos en ruso que están subtitulados, pero es un mal menor en aras al realismo.
Una serie que da una buena medida de la guerra fría durante ese periodo y, si bien es bastante maniquea, no por ello deja de tener un relativo interés histórico y sobre todo es muy, pero que muy entretenida. Notable alto.

American Crime (Serie)

    En un pueblo americano se comete un brutal crimen. Un joven matrimonio es atacado en su propia casa. El hombre fallece y la esposa es hospitalizada en estado de coma. Él, un ex veterano de la guerra de Irak, un hijo modelo y un ciudadano ejemplar… Ella, una ex miss y reina del Instituto; en definitiva, la familia modelo americana que todos quisiéramos para nosotros y nuestros hijos.
     La policía detiene a un hombre de color como principal sospechoso del crimen y a dos cómplices.
Ahora bien, lo que en principio puede tratarse de una serie con ciertas dosis de thriller, de pronto se convierte en un crisol de razas. Las tipologías de los personajes son tan variopintas que nos parece estar asistiendo a una sesión de la ONU.
     El sospechoso es de color, con rasgos occidentales, drogadicto y con una novia, drogadicta también, más blanca que un prado después de una copiosa nevada. El primer cómplice es un mejicano, delincuente habitual que se dedica al trapicheo en un país en el que está ilegalmente y al que se le busca en su país de origen por asesinato. El segundo cómplice es un menor, mejicano también, que vive con su padre viudo y su hermana en los suburbios menos favorecidos de la ciudad.   
Y ahora viene lo mejor. La hermana del sospechoso es una islamista radical que lleva el velo de las mujeres árabes durante los once capítulos de la serie. Militante islámica, lidera un movimiento para la liberación de su hermano, apelando a un pretendido victimismo por razón de raza y religión. La novia del sospechoso es una joven de familia bien que ha sido adoptada de niña, pero que sale contestaría y rebelde. Abandona su familia y se sumerge en el mundo de las drogas con su pareja de color, renegando de la familia que la crió.
     Pero todavía no he acabado. En la casa de la víctima se descubre un alijo de drogas que lleva a la policía a determinar que el asesinado era traficante. Su esposa, en coma durante la mitad de la serie, y con afasia y amnesia cuando despierta, una redomada ninfómana que se acostaba con todo bicho viviente con la anuencia de su marido. La madre de la víctima una racista e intolerante que trata de que el fiscal añada a los cargos el crimen por racismo. El ex marido de esta última, un ludópata que había abandonado a sus hijos cuando eran niños y que quiere redimirse. El hermano de la víctima, un soldado destinado en Europa que tiene una relación  sentimental con una asiática para ahondar más en el racismo de su madre.
     ¿Debo continuar? … Con todos estos ingredientes que puede salir de ahí… Una serie de televisión que, de forma inaudita, resulta sosa, sin sustancia y carente de ritmo…. Resulta una tremenda paradoja que un guiso con esos ingredientes resulte tan decepcionante, para bien o para mal.
     Pretende ser una tremenda crítica al racismo que al final, y por las personalidades tan esperpénticas de sus protagonistas, acaba resultando cómica.
Lo mejor de todo es que la historia finaliza en el capítulo 11 y no tiene más temporadas.

José M. Ramos.




viernes, 1 de mayo de 2015

The man from the earth (película)

     The man from the earth es una película rodada en 2007 que pasó desapercibida para el cine comercial, pues se trata de un rodaje independiente y de bajo presupuesto. De hecho no me consta que haya sido doblada al español. No obstante está considerada en algunos ámbitos como película de culto. La vi subtitulada hace unos seis o siete años, y en su momento me produjo una muy buena impresión, que fue reforzada por un segundo visionado esta misma mañana.    
      Un grupo de amigos, profesores de Universidad, se reúnen para despedir a John Oldman, profesor de Historia que ha decidido mudarse sin dar ningún tipo de explicación, cuando estaba a punto de conseguir un puesto destacado en su departamento. Oldman es reticente a confesar los motivos de su repentina marcha, lo cual motiva la curiosidad de los presentes.  La insistencia de sus amigos provoca una confesión extraordinaria e increíble, provocando intensos momentos de zozobra y desconcierto en el auditorio.
     La acción se desarrolla en su totalidad en una casa en la que los personajes desarrollan ideas de naturaleza histórica, científica, filosófica…etc, donde la temática se centra de un modo absoluto en los diálogos entre personas especialistas en campos como la Biología, la Antropología, la Psicología, la Historia, la Teología y la Arqueología, siguiendo un esquema casi de obra teatral.
     En la película se analizan aspectos de la evolución del hombre desde la Prehistoria, y se da una explicación racional a las religiones, echando por tierra su carácter espiritual, lo que impacta y hace quebrar la fe de algunos de los personajes.
      Notable y muy recomendable por la originalidad del guión.

lunes, 27 de abril de 2015

Matar al mensajero (película)

     Los sórdidos tejemanejes de la CIA y su implicación en casos muy turbios, tales como la vinculación del tráfico de drogas en centro América a fin de procurar fondos para sufragar bajo cuerda, y a espaldas del Senado, la guerra encubierta contra los movimientos procomunistas del cono sur americano, descubiertas por un periodista de un modesto periódico de San José.
     Basado en hechos reales, Matar al mensajero, nos muestra los entresijos del periodismo de investigación y la dificultad que conlleva una tarea tan solitaria, ingrata y peligrosa. Enfrentarse a la desconfianza de los propios colegas, arriesgar la reputación y padecer la injusticia del descrédito promovido de las más altas instancias, son situaciones que no arrugan a Gary Webbs. Son los esfuerzos denodados de un David contra un Goliath imposible de vencer.
     Película notable, con una muy buena interpretación de Jeremy Renner y que todos los periodistas en ciernes, e incluso curtidos, deberían ver para comprobar cuanto honor y probidad hay detrás de una actividad tan sagrada como es contar la verdad.

miércoles, 22 de abril de 2015

El beso y otros cuentos (relatos)

     Contar mucho en pocas palabras, y hacerlo bien, solamente es patrimonio de muy pocos elegidos. Buscar las palabras precisas, omitir lo innecesario,  y no sucumbir en la retórica y la filigrana literaria, solo lo hacen los maestros del género y Antón Chéjov se encuentra entre uno de ellos. 
     El beso y otros cuentos es una antología que contiene una pequeña muestra de lo más representativo del maestro ruso, entre otros, La dama del perrito, un clásico ya de la narrativa corta.
     Escapando del cuento de efecto, es decir de los finales inesperados, Chéjov nos describe fragmentos de realidad de un modo tan realista, que nos sumerge en sus historias como si estuviéramos presentes, rodeados de sus personajes o viéndolos actuar, conversar, vivir...
     Hay quien reprocha a Chéjov su prolífica producción en detrimento de una mayor enjundia de sus historias. Muchas de ellas son imágenes que no nos dejan un poso de entusiasmo como puede ocurrir con los cuentos de Maupassant. Esto hace que los lectores que buscan emociones fuertes se decepcionen con Chéjov, porque este no trata de sorprender al lector, simplemente lo conduce de la mano por una serie de vidas y hechos que a veces, muy pocas, conmueven o entusiasman, pero que siempre están encaminadas a enseñar, a mostrar y a conocer la época presoviética que le tocó vivir. Los mujiks, las amplias llanuras rusas, los amos, los siervos, la miseria del campesinado y el lujo de la aristocracia, y sobre todo profundizando en la psicología de sus personajes.
     A diferencia de otros escritores, Chéjov es un psicologo, mientras que otros son fotógrafos. Sus personajes piensan y actúan en función de sus emociones, es decir que sus pensamientos son lo que motivan sus actos, mientras que en otros autores, los personajes se definen por sus actos, como marionetas en manos del escritor.
     Un libro clásico para acercarse a la ingente producción de este escritor ruso, cuya monumental obra completa ha sido recientemente publicada en la Editorial Páginas de Espuma en 4 volúmenes. Ya han salido los dos primeros a la venta y esperamos ansiosos los otros dos.

Whiplash (película)

     Si eres amante de la música, y en particular del jazz, no puedes dejar de ver esta película. Hace tiempo que no me entusiasma una película de tal modo, y cuando no tengo referencias previas de ella y resulta ser tan buena, el placer que experimentas viéndola y la sensación que te deja en el alma, cuando acaba, es muy difícil de definir, pero estoy seguro de que los cinéfilos me entenderán.
     Whiplash es la historia de la ambición por ser el número uno. En este caso se trata de ser el mejor intérprete de batería, lo que permite una serie de recursos estéticos y sobre todo acústicos impresionantes. Por otra parte, la historia también gira en torno a la relación alumno-profesor; una relación de amor-odio basada en la presión a la que el profesor (J.K. Simmons) somete al chico (Miles Teller) para incentivarlo, cruzando muchas líneas rojas en su labor didáctica.
     El profesor, magníficamente interpretado por J.K. Simmons, – que me recuerda mucho al calvo de la lotería– hace gala de una metodología que recuerda a la que los mas viejos del lugar vimos en El sargento de hierro de Clint Eastwood tratando a sus marines, pero en este caso los marines son alumnos de un famoso conservatorio de música de New York.
     No adelanto más. Tan solo decir que me pareció un goce para los sentidos, con unos temas de jazz a lo largo de toda la película que hacen que su banda sonora sea otro de sus grandes alicientes. 
     Aunque tal vez los premios signifiquen poco, en este caso he de coincidir con los jurados de los múltiples certámenes que han valorado con sobresaliente esta película.
     Es posible que alguna sensibilidad mojigata se turbe con alguna escena. Ni caso… pelillos a la mar… ¿Un profesor cabrón insultando a sus alumnos? ¿Cuántas veces no habremos tenido la tentación?... y viceversa.
     Un sobresaliente para este film, opera prima del director Damien Chazelle.

sábado, 11 de abril de 2015

Django desencadenado (película)

Aunque la película es del año 2012, ayer volví a visionarla, porque opino que Tarantino es un director para disfrutarlo más de una vez. Tanto Reservoir Dogs, como Pulp Fiction, películas de culto donde las haya, nunca me cansaré de verlas,
Tarantino es uno de los directores más cinéfilos, en el sentido literal del término, que existen. Ex vendedor en un video club, vio en su vida miles de películas y no cabe duda que es un hecho que se advierte en su producción. Todo su cine es un constante homenaje al séptimo arte.
Django desencadenado es un híbrido entre el western y las películas de esclavitud que en los Estados Unidos suelen prodigarse como un acto de penitencia ante ese histórico atentado contra los derechos humanos. Todo ello aderezado con el inigualable toque cómico de Tarantino. Guiños aquí y allá a los clásicos del género e incluso a la hilarante Sillas de montar calientes de Mel Brooks, en la que este nos propone a un sheriff negro.
Los personajes están de tal modo caricaturizados  que se prestan al lucimiento de los actores que los encarnan. El Dr. Schultz, interpretado por el actor austríaco Christoph Waltz, descubrimiento de Tarantino en Europa, no cambia el registro de su papel en Malditos bastardos, no obstante realiza un trabajo destacable. Y, sobre todo, podemos ver a un Leonardo DiCaprio en el rol de un señorito sureño arrogante y esclavista que me ha sorprendido agradablemente, partiendo de la base que no es precisamente un actor de mi devoción.
Luego, salpicados en casi tres horas de metraje, los divertidos gags, – destaco la discusión entre los miembros de Ku Kux Klan (error histórico porque el KKK surge después de la Guerra Civil, y la película se desarrolla dos años antes) – los diálogos brillantes– la lección de frenología de Leonardo DiCaprio ante una calavera, simulando un Hamlet sureño – y por supuesto la sangre… Siempre presente la ecuación "Tarantino igual a Sam Peckimpack elevado a la enésima potencia".  El propio Quentin, inmolado en una explosión de dinamita que lo convierte en un humeante cráter, nos puede dar una idea de la violencia que discurre a lo largo y ancho de esta genial producción.
En definitiva, tres horas de gran cine, y aunque no sean afectos al western no se la pierdan.